Estación: Otoño.
Meses: Septiembre, Octubre, Noviembre, Diciembre.

Temp. máx.: 15ºC.

Temp. min.: 6ºC.

Luna llena: 6 de Septiembre, 12 de Octubre, 15 de Noviembre, 10 de Diciembre.

Principio de Curso: 16 de Septiembre.
Ambientación
Nos encontramos en 1942, en Hogwarts, un colegio mágico donde los jóvenes magos y brujas de todo Reino Unido e incluso de fuera se preparan para convertirse en el futuro del mundo mágico tal como lo conocemos. Como siempre, Hogwarts está considerada como una de las más importantes academias mágicas en todo el mundo, por eso mismo se valoran mucho a los magos y brujas que salen del mismo colegio de magia y hechicería. Armando Dippet, el director, en un alarde de innovación y viendo cómo estaban las cosas en el mundo mágico, fuera de Gran Bretaña decidió añadir dos nuevas asignaturas a enseñar en Hogwarts, asignaturas impartidas en dos de los colegios de magia más importantes junto a Hogwarts como son Beauxbatons y Durmstrang, siendo las propias asignaturas, Magia defensiva y ofensiva y Artes oscuras. La mayoría de magos siempre que aprenden sobre las Artes Oscuras se dan cuenta de lo perjudiciales que pueden ser y la mayoría deja siempre de tener esa curiosidad por utilizarlas, claro está que hay excepciones, pero así se evitaría que mucha gente las intentase aprender por su cuenta sin saber ni conocer los riesgos y consecuencias de las mismas... Por otro lado, la magia defensiva y ofensiva era una salida para arreglárselas fuera del colegio con todos esos magos y brujas intentando hacer el mal, sobre todo a los nacidos de muggles, mestizos o incluso de sangre pura que tolerasen a los propios impuros de sangre.
Bienvenid@ al foro de rol basado en una de las academias mágicas creadas por la escritora de Harry Potter, J.K. Rowlling. Regístrate y forma parte de este foro. ¿Te ves capaz de continuar repudiando y eliminando a sangre sucias? ¿O eres un impuro de sangre que tiene ganas de combatir contra los puristas que os hacen la vida imposible? Pues aquí está tu foro. No dudes en entrar y averiguar lo que se siente viviendo el principio de una era de oscuridad en el mundo de Harry Potter.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Hermanos

Élite

I open at close
Últimos temas
» Adoptando las nuevas costumbres {Edith}
Sáb Nov 29, 2014 10:08 pm por Gwendoline Bouvier

» Registro de Empleo
Sáb Nov 29, 2014 7:15 pm por Gwendoline Bouvier

» Copas y una pizca de felicidad (Jimmy)
Vie Nov 28, 2014 10:11 pm por James M. Keegan

» Veo que has venido... {Patrick}
Lun Nov 24, 2014 3:11 pm por Edith Deville

» Diva's Rs Come and ask for your spaces ♥ {Edith}
Dom Nov 23, 2014 2:11 pm por Edith Deville

» The sexy teacher Leah`s world
Sáb Nov 22, 2014 7:38 pm por Emma J. Gryffindor

Tom Riddle
Admin & Fundador
Perfil # MP
Edith Deville
Admin & Fundadora
Perfil # MP
Edith Deville
Admin & Fundadora
Perfil # MP
Normales

28_194846_96xb13Image and video hosting by TinyPic Ever After Kingdom
Skin hecho por SYLVER de Oursourcecode. El resto de tablillas pertenece al foro. Please! Tengan personalidad e imaginación y no copien.

Una visita planeada {Gwen}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Edith Deville el Vie Sep 26, 2014 9:33 pm

Malditos y arrogantes sangres sucias. Tener que verlos cada día hacía que se me quitaran las ganas de portarme normal con ellos. No me agradaban, ni los soportaba ni nada. Aunque debía de admitir que entre todos ellos había una sangre sucia que solo llamaba mi atención, y eso no se lo merecía ni por asomo alguien como ella tan inferior y repugnante, aunque tenía su toque excitante por esa personalidad tan débil.. Parecía, y de seguro, que podía ser tan maleable que podría hacer lo que quisiera con ella. Torturarla sería uno de los primeros momentos que querría disfrutar con ella. ¿Qué irónico no? Pero sabía que iba a disfrutar de la tortura, si no lo seguiría haciendo día tras día hasta que le acabase gustando y me siguiera pidiendo más. Le tenía que arrancar gritos ahogados fuera como fuese, por eso entre los sangres sucias era mi víctima favorita, por lo que se debía de tener un trato diferente al resto. Quizá por eso mismo empezara ya con lo que era mi plan...

Comencé a caminar tranquilamente por los pasillos con un porte elegante y firme a la vez. Iba pisando fuerte por lo que mis tacones podían resonar bastante. No era una mujer como las de la época, solía destacar por la personalidad como otras tantas, pero yo era diferente a los demás. Yo era mejor que todos ellos y temerían si supieran de lo que era capaz, pero no se lo iba a demostrar, sería demasiado peligroso. Una medio sonrisa de lo más orgullosa de sí misma aparecía en mis labios mientras mantenía una mirada tranquila y feliz, sin mostrar mi parte más altiva hacia los demás porque no merecía la pena, las mentes inferiores no lo tendrían en cuenta y sería una perdida de tiempo mostrárselo, por lo que era mejor mostrarle algo que realmente no era. Mi camino era diferente al que tenía en un principio, ya era más allá de la hora de la cena y todos estarían en el comedor, yo me iba a limitar a esperar a cierta persona en la sala de profesores hasta que se pasara, porque tenía que pasar, iba a pasar.. Lo sabía. No era difícil saber que iba a venir porque su débil mente iba a venir por unos apuntes que yo tenía "accidentalmente" porque los había encontrado por "sorpresa" en mi despacho. Oh, que despistada...

Me senté en uno de los sillones de la sala con un café en mano repasando todo el plan, lo cierto es que había salido muy bien. Me esperé sentada de piernas cruzadas con la cabeza hacia atrás apoyada en el respaldar. Si mal no calculaba solo iba a venir ella porque el resto de profesores tenían cosas que hacer, pues me había informado antes, claro está. Tenía que ser un momento a solas entre la sucia y yo, a ver si con mi incordio pero encantos lograba "purificarla" de algún modo. Hacía tiempo que le tenía ganas en muchos sentidos, hacerle daño uno de los primeros. Esperé con tranquilidad, pacientemente mientras miraba a la puerta y es que no iba a estar tranquila hasta que no me saliera con la mía. La trampa estaba colocada, solo faltaba que la pequeña ratita saliera de su escondite y picara el anzuelo como un pescado bobo que era, y lo cierto que el tamaño de cerebros era muy parecido... ¿Ves? Si es que siempre llevo la razón... Pobre idiota, no sabía lo que le esperaba...
avatar
Edith Deville
Profesora
Profesora

Femenino Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Gwendoline Bouvier el Sáb Sep 27, 2014 3:39 pm

¡Diablos! No había hecho más que comenzar como profesora en este colegio y ni si quiera llevaba una semana y ya había traspapelado los apuntes de la planificación de las clases para el futuro que me lo sabía de memoria, claro, pero debía de tenerlo cerca y en mi despacho no estaba... Había estado buscando por el despacho, poniéndolo todo patas arriba por si acaso no había mirado en sitios donde debería estar. Agh, me tocaba hacer lo de volver en mí paso tras paso para saber dónde estaría porque a lo largo del día había estado en más de veinte sitios por todo el castillo, aunque podía reducir la lista mucho más ya que aquella carpetita con todos los papeles la llevé solo en mi despacho, mi aula, el aula de los profesores y el despacho del director... Sabiendo que en el despacho del director no estaba precisamente porque él me había acompañado hasta afuera del mismo y me había dado mi carpeta en la puerta... Era imposible, por lo que si ya había registrado mi despacho/habitación y el aula, me quedaba solo un sitio al que ir.

Tras recorrer gran parte del castillo, llegué a la planta donde la sala de profesores... Y ya era tan tarde, de seguro era la única profesora que no estaba en el gran comedor con los demás, la pobre y tímida Gwendoline aislada de todos otra vez. Abrí la puerta y entré muy rápido sin echar un vistazo antes, mirando sobre una de las mesas donde había estado antes. Sin suerte, hasta que alcé la vista y allí estaban, en la mesa principal donde nos deberíamos reunir todos. Caminé hacia ella y los cogí todavía inmersa en mi mundo en los pocos segundos que había estado desde que entré, hasta que escuché un leve ruido por el que me sobresalté dando dos pasos hacia atrás dejando caer los propios apuntes al suelo llevando mi mano al pecho. -¡Qué susto!- Exclamé todavía con la mano en mi pecho notando cómo los latidos iban muy acelerados. -¿Qué haces aquí Deville?- Pregunté mientras me agachaba a recoger los papeles alzando la cabeza para verla sentada en aquel sillón. -¿No han empezado a cenar todavía?- Volví a preguntar sin dar tiempo a una respuesta por su parte.

Una vez levantada dejé los apuntes sobre la mesa para no volver a perderlos de vista como esta mañana, que si no sí que me iba a morir del susto. Me crucé de brazos apoyando mi trasero con el borde de la mesa. -Es que... Los había extraviado y los necesito.- Suspiré finalizando tratando de dar una respuesta a una pregunta no hecha para justificar mi presencia allí. Y la verdad es que yo a parte de recuperar mis notas me gustaría saber qué hacía allí tomando café y tan acomodada ya que yo no encontraba una respuesta lógica por más que le daba vueltas, porque para ello estaba el Gran Comedor ¿No? Al menos tenía en mente aquello.


avatar
Gwendoline Bouvier
Profesora
Profesora

Edad : 30 años
Femenino Mensajes : 78

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Edith Deville el Dom Sep 28, 2014 12:22 pm

Esperé tranquilamente a que la pardilla de la profesora llegara a la trampa. Tenía una sonrisa muy amigable en el rostro y tranquila mientra seguía apoyada en el respaldar del sillón con los ojos cerrados. Dejé que los pensamientos de como torturarla fueran libres y se pasearan a su antojo por mi cabeza como si de un dulce sueño se tratase. Tamborileaba los dedos en el antebrazo del sillón y disfrutaba de la música que me ofrecían los imaginarios gritos de dolor de la pequeña y dulce Gwen. Su bello cuerpo destrozado por mi inevitable superioridad como sangre pura me hacía sentirme viva como nunca. Ella era la víctima que siempre soñé, porque sabía que iba a ser la verdadera que me iba a hacer sentirme llena con mi cometido. Se atrevía a poner en duda a todos aquellos que eran puristas como yo, se ponía en peligro tontamente más de lo que ya estaba. ¿Tan difícil le era sucumbir al esclavice que le correspondía como una sangre sucia? Pobrecita, cada vez que pensaba en ella me daba más pena.

Mi paciencia era infinita, cosa que me caracterizaba mucho sobretodo al torturar, por lo que no me importaba tener que seguir esperando mientras tomaba mi café con ligereza hasta que un ruido en mis oídos hizo que mi sonrisa tornara a una felicidad mezclada con malicia, pero por un breve de tiempo. Abrí los ojos sin pensarlo dos veces y por ahí entró la rata de cloaca buscando sus papeles como loca. Me quedé callada hasta que se dio cuenta y se sobre saltó de tal manera que parecía realmente asustada, eso solo me hacía sentirme mejor conmigo misma y es que me lo merecía. Iba a ser tan fácil asustarla y hacerla sufrir, que si no fuera porque todavía no era el momento, ya estaría relamiendo me los labios. Preguntaba muy rápido, impaciente quizá, pero yo estaba tranquila todavía en mi sofá.- Estaba esperando a que llegaras. No sé por qué pero acabé con tus papeles en mi despacho. Me quedé muy extrañada y no sabía que hacían ahí... Así que vine esperando a que llegaras para entregártelos. Espero no te causara problemas, pero es que me los encontré hoy.- Parecía que hablaba verdaderamente desde la más preocupación mientras me levantaba para quedar a su estatura, aunque ella era ligeramente más alta que yo.

No sé si están cenando ya o no, realmente no tengo ganas de ir. Me duele un poco la cabeza...- Llevé mi mano al a sien con un gesto en el rostro de un dolor ligero.- Ya sabes, son muy gritones y esas cosas, la verdad es que tengo ganas de tranquilidad. Hoy parecen realmente alterados.- Parecía tan convencida que hasta iba a acabar creyéndome mi propio papel. Entonces me acerqué a la cafetera y me volví a servir café.- ¿Por qué no te quedas y me haces compañía? Bueno, no creo que quieras... Quizás sea demasiado buena e inocente como para quedarte aquí sin hacer lo que hacen los demás. ¿No? Que pena ser manejada con tanta facilidad.- Me encantaba meterme con ella, aunque lo hacía bastante suave de como lo podría hacer. Me senté con suavidad, y sin dejar caer mi peso mucho, sobre la mesa con el café en mano mirándola con pena.- Será mejor que no vuelvas a perder los papeles, a lo mejor lo siguiente que pierdas será la cabeza...- Lo dije con tono de meterme con ella, como con anterioridad, pero lo cierto es que la idea de dejarla sin cabeza resultaba ligeramente divertida, quizá eso hiciera que mi sonrisa fuera más divertida que antes.
avatar
Edith Deville
Profesora
Profesora

Femenino Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Gwendoline Bouvier el Dom Sep 28, 2014 7:44 pm

La miré a los ojos casi sin querer mientras hablaba apartando la mirada rápidamente dirigiéndola al único sitio que podía, mis apuntes sobre la mesa. ¿Esperarme a mí? Por Melín, nadie que hubiese estudiado en Durmstrang me "esperaría" para nada bueno, ya tenía demasiado encima con ser nacida de muggles en este mundo. No sería la primera vez que sufría un racismo descarado por parte de alguien de sangre pura que pensaba que yo era inferior... Aunque actualmente yo defendía aquellos derechos de la igualdad de la sangre a capa y espada y a pesar de muchos había logrado ser profesora en la academia de magia más importante del mundo, o al menos una de las mejores y la verdad es que yo estaba muy satisfecha de lo que había logrado por más que otras personas se dedicasen a intentar pisotear mi trabajo o mi reputación. Y no sabía el por qué, pero no me terminaba de fiar de Edith y no porque no me cayese bien, lo poco que habíamos hablado se podría decir que a parte de intimidar por lo menos no me había insultado a la cara, y me parecía extraño ya que ella había estudiado en un colegio donde la pureza de la sangre era lo primero que pedían para poder entrar.

Sonreí algo distraída ya, dejando de darle vueltas a todo en mi cabeza y sin mirarla directamente a los ojos. -Gracias...- Musité no muy fuerte pero lo suficiente para que ella lo escuchase, por los apuntes claro. -Me da algo si los pierdo.- Añadí seguido de una pequeña risa a modo de borma que no sabía muy bien por qué la había tenido, no era más que un momento algo incómodo para mí, no acostumbraba a estar a solas con nadie y ahí es cuando realmente se veía a mi yo de verdad, a la persona más tímida e indecisa del mundo y no tal como me mostraba en las clases, que parecía todo lo contrario.

Torcí el gesto con lo que dijo de las cenas, y sí, tenía razón de que hacían mucho ruido la mayoría de personas y en el gran comedor que era un techo muy alto el eco retumbaba por toda la sala y con el mínimo jaleo se podía hacer aquello muy escandaloso, aunque yo debería de haber ido a cenar con ellos, no conocía a nadie del profesorado muy bien y la verdad que un año de convicencia con ellos más los posteriores que pudiera haber sin conocerlos... Sería bastante tortuoso. Fruncí el ceño con su pregunta de que si me quería quedar, la respuesta era no, pero no porque no pudiera o quisiera, sino porque debería de ir trazando lazos con los demás... Pero aquella mujer supo dar en el clavo, ¡No me gustaba que me dijesen que seguía la corriente del resto! No me dejaba llevar, no era influenciable, nunca lo fui. -Por supuesto que me quedo.- Contesté, inmediatamente llamándome a mí misma idiota y orgullosa. Suspiré cerrando los ojos, tampoco me apetecía salir del gran comedor con dolor de cabeza, pero... En fin, ya había accedido por lo que alcé la vista hasta toparme con la cafetera que ella había utilizado, esperando que todavía quedase café y que sí. Por lo que me acerqué un poco y me eché un pequeño vasito de café, no quería demasiada cafeína porque sabía que si no no podría dormir. -Y... ¿Qué quieres hacer? No pretenderás que me quede aquí de brazos cruzados, tengo muchas ocupaciones que hacer por culpa de estos dichosos apuntes.- Dije mientras señalaba aquellos papeles sobre la mesa.


avatar
Gwendoline Bouvier
Profesora
Profesora

Edad : 30 años
Femenino Mensajes : 78

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Edith Deville el Lun Sep 29, 2014 3:01 pm

Todo seguía según lo planeado. Demasiado fácil de manejar, demasiado divertida para dirigirla. No pude evitar sonreír alegremente al enterarme de que estaba totalmente dispuesta a quedarse, de una manera tan confiada. Fíjate, no tenía ni por qué insistir ni nada. Algo a mi favor. Ahora que la tenía aquí tenía que empezar por un comienzo fácil y sencillo. Sintiéndolo mucho por ella por haber nacido con tal deficiencia hereditaria. Las personas de sangre sucia no merecían vivir, por lo que ella tampoco. La mayor pena de todas es que tenía muy buen cuerpo y lo cierto es que no estaría mal disfrutarlo antes de acabar con él de la peor forma que ella se pudiera imaginar. Lo cierto es que portarme bien no era algo que se me diese como un arte a torturar a los muggles, que lo cierto es que era lo que mejor se me daba después de las artes oscuras ( para algo era la profesora, ¿no?).

Con café en mano me acerqué a ella para sentarme junto a ella manteniendo una cercana distancia mientras le miraba sonriente por esa preocupación a no hacer nada.- Querida, se nota que aún no me conoces... ¿Eh? Conmigo es imposible no hacer algo de entretenimiento.- Le aclaré todas las dudas que pudiera tener a cerca de aquella preocupación que pudiera tener. Lo cierto que la primera opción era hacer realidad mi sueño despierto, el de arrancarle la cabeza de cualquier hechizo, pero como había dicho antes tenía que disfrutar antes de ella, no podía desperdiciar ese cuerpo simplemente por su sangre, que no tenía nada que ver. Utilizarla a mi favor también me gustaba la idea, me parecía tan tentadora que en pocos segundos se había vuelto en una de mis mejores opciones. Estaba claro que sería algo fácil de hacer que si se trataba de un sangre pura, sin dudar la pureza influía en muchas cosas y lo cierto es que siendo lo que ella era.... Demasiado fácil. ¡Hola mundo! ¡Quiero un reto!

- Me gustarían hacer muchas cosas contigo...-Dije directa mirándola de arriba a bajo para comprobar por décimo cuarta vez del cuerpo, aunque no es que fuera muy pechugona, pero eso no sería un problema porque lo cierto es que el tamaño de sus pechos me daba igual, sería otra cosa defectuosa que tuviera de fábrica, al igual que su sangre... ¡Arg! Es que siempre me acordaba de ella. ¿Cómo podía mirarla a la cara sin expresar señal de asco? Si es que me tenían que dar un premio o algo al respecto.- Que pudiéramos hacer en esta sala.. Se reduce bastante pero lo cierto es que sigue habiendo muchas cosas comprometedoras que me gustaría hacer.. Serían muy divertidas, eh.. Pero bueno.. ¿Qué te parece si me cuentas tus gustos? Me gustaría conocerte más.. Ya sabes, eres nueva, soy nueva.. Quizá si nos conocemos más podamos tener una gran relación. ¿No crees?- Le dije muy simpática y sonriente mientras le di unos leves golpes con la palma de mi mano en su muslo como una señal amistosa como para llamar su atención o simplemente algo en lo que apoyarme para simplemente poder acercarme peligrosamente a una zona pareciendo que no hacía nada.

Entonces llevé la misma mano a su cabello, acariciándolo tranquilamente mientras lo miraba un tanto sorprendida, que ciertamente no me sorprendía de nada porque no era más que un pelo sucio - pero sucio por ser impura-. -Vaya.. Que pelo tan sedoso y bonito. Lo tienes muy cuidado... ¿O es así de por sí? Te queda muy bien y estas muy linda con ese corte. De verdad.- Volví a mi sonrisa para acabar dando un trago al café para pausar me y ver si mis tácticas daban resultado. Jugaba con muchas cosas al favor, y una de ellas era que esta que estaba aquí presente conmigo era demasiado tímida en muchas ocasiones. Si se ponía tímida, por decirlo de algún modo, podría tener barra libre y poder hacer muchas cosas con ella.. Pero parecía que quería luchar en contra de su destino.. Al menos esperaba tener algo de juego esta noche.
avatar
Edith Deville
Profesora
Profesora

Femenino Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Gwendoline Bouvier el Mar Sep 30, 2014 6:09 pm

Mi cara reflejaba lo perpleja que estaba con toda aquella situación que parecía demasiado surrealista para ser cierta, en ese momento era cuando ya empezaba a dudar de si había hecho bien en quedarme allí o no. ¿Quién me mandaba a mí a ser tan orgullosa y odiar que la gente dijese que solo sabía seguir la corriente de los demás? "Eres estúpida Gwen" no dejaba de retumbar en mi cabeza por mi orgullo, ya bastantes malas vibraciones me transmitía el apellido de Edith Deville como para colmo ceder a lo que había dicho, por un lado aquello de que no sería aburrido me reconfortaba, lo que me desconcertaba era el por qué no sería aburrido, debía de admitirlo y pese que a conocerla desde hacía muy poco, Edith me daba miedo, rezaba por no tener que estar a solas con ella nunca y vaya, no dio resultado...

Con lo siguiente que dijo, aquello de que le gustaría hacer muchas cosas conmigo fue una frase que si bien no lo dijo en un tono de voz muy fuerte, la escuché con eco mientras me di cuenta de que me miraba de una forma que no demostraba un interés amistoso solamente... Un eco que se convirtió rápidamente en un escalofrío que me recorrió toda la espalda, cerré los ojos tratando de evitar que se notase que había tenido un escalofrío sus palabras seguían recorriendo mi cuerpo en forma de escalofríos, cada una que salía de su boca ¿Qué se le pasaba por la cabeza a esta mujer? No podía ser nada sano, que ya pensase así, sin ni si quiera conocerme, de una forma tan... Abierta, cuando a los homosexuales se nos discriminaba solo por el mero hecho de dar indicios de serlo, ¿Cómo diablos sabía ella que yo era lesbiana? ¿O no lo sabía y quería experimentar? Lo cierto es que cada vez la idea de haberme quedado me gustaba menos. Di un respingo leve con su tacto, no sabía si a propósito o no pero muy cerca de una zona "prohibida" aunque sus palabras me hicieran temblar y no tenía muy claro si de miedo o porque ella lo imponía así... No podía dejar de pensar en que en cierto modo tenía razón en que deberíamos llevarnos bien, pero no quería hacerlo de la forma que parecía quererlo.

Estaba completamente congelada, como si un petrificus totalus hubiera sido utilizado en mi contra y yo pese a ser profesora de magia defensiva y ofensiva sin un contrahechizo para contrarrestarlo. Tenía hasta la lengua paralizada, quería decir que me tenía que ir para salir de allí lo más rápido posible. Para colmo ahora jugaba con mi pelo, aquello debía evitarlo a toda costa, me gustaba mucho y me relajaba demasiado. -G-Gracias...- Musité con cierta dificultad queriendo apartarme pero sin hacerlo autoreprochándome que no fuese capaz de decirle que no me interesaba hacer nada con ella en ese ámbito, mi mano temblaba un poco, seguramente ella lo habría notado cuando tras aquello di un trago de mi vaso o taza con forma de vaso mejor dicho, para ver si con un poco de café conseguía volver en mí misma y dejaba de ser tal cual me había dejado aquella pequeña conversación que había tenido ella, porque ni si quiera podía responderle.


avatar
Gwendoline Bouvier
Profesora
Profesora

Edad : 30 años
Femenino Mensajes : 78

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Edith Deville el Mar Sep 30, 2014 7:06 pm

Seguía manteniendo mi postura recta de mujer decidida y con las ideas claras, pero a su vez amistosa, abierta y amable. Mi sonrisa era suave y para nada exagerada. Al igual que cuidaba todos mis detalles en mí misma los cuidaba con los de ella, viendo cada gesto que hacía para poder sacar las mejores conclusiones. Lo mejor de todo es que esta pequeña alimaña era muy fácil de predecir y saber que era lo que le ocurría: estaba nerviosa. Por Merlín. Se le veía en los ojos y en su temblor tan evidente que intentaba ocultar. Me resultaba tiernamente débil y torturable. ¿Es que acaso ella me estaba ayudando a que le hiciera todo lo que quisiera? Al parecer así era, mejor para mí. Lo cierto es que se me estaba cayendo la baba, no literalmente, nada más ver lo débil y distante que estaba siendo, y lo cierto es que me daba igual si ella era la profesora de todo lo contrario a mí, pues su inferioridad era totalmente destacable. ¿Dónde quería llegar en su vida? Es decir... ¿Dónde y cuándo quería su muerte? Porque a este paso no iba a ser a muchos días de diferencia.

Sujeté con una mano el café mientras llevé mi cálida mano a su hombro masajeandolo lentamente y con mucha delicadeza.-Querida, no te pongas así. Te noto tensa... ¿Te ocurre algo?- Se estaría preguntando porque era tan cercana o algo así, hasta yo misma me lo preguntaba, y es que por mucho que ella quisiera negarlo sabía que le iba el otro bando, era más que evidente, ya no solo por el miedo que me pudiera tener de por sí, sino por ese nerviosismo sin lógica alguna y esa sobretimidez.. Que de todo lo que le había dicho anteriormente solo me respondiera con un "gracias" y parecía hasta obligado, que ni si quiera le salía con naturalidad y tranquilidad.

Ni si quiera le había hecho nada, nunca le di razones para ello, pero claro demasiadas cosas que estaban como obstáculo, pero no iba a dejar que hubiera nada de eso por medio de mis metas, los conseguiría como quisiera porque.. ¡Básicamente soy Edith! - Vamos, querida... ¿Estás tímida porque no estas acostumbrada a que te trate así una mujer?- Pregunté acariciándole, con la mano del hombro, la mejilla con mucha tranquilidad y con una sonrisa enternecedora.- La gente debería tratarte mejor, independientemente de tu sangre...- Le dije totalmente convencida, pero en mi mente eso sonaba como un : "La gente debería tratarte peor, por tu sangre". Un poco diferente. ¿No? Bueno, está claro que lo que haga a lo que piense no tiene por qué ser lo mismo, y lo estaba demostrando notablemente. Entonces bajé esas acaricias por su cuello, tenía que aprovechar que estaba en ese estado para evitar que reaccionara de otro modo y se me escapara de las garras, tenía que aprovechar que sus defensas estaban, en cierto modo, debilitadas.- Te seré franca. Me gustas.. ¿Vale?- Retiré mi mano llevándola al café, dejando un silencio.

Me quedé callada agachando la mirada al suelo y haciéndome la tímida y avergonzada, con una sonrisa amarga mostrando preocupación ante aquel atrevimiento.-¿Sabes lo difícil que es que te gusten las chicas? Estoy cansada de huir de ello. Llámame loca o como quieras, pero tenía que decirtelo.. No sé.. Me gusta estar contigo, en las primeras veces me caiste bien.. - Le expliqué un tanto nerviosa. De aquí a una película, esta seguro. Me levanté de la mesa y me coloqué frente a ella con un rostro preocupado dejando con la misma sensación el café sobre la mesa.- Lo siento, no debí ser tan directa y demás.. Lo siento mucho, si quieres marcho. No quiero incomodarte y tal... Piensa lo que quieras de lo que me guste las chicas.. Estoy acostumbrada a ese trato de "asco" hacia los homosexuales..- Aunque en mi caso me gustasen las dos cosas... Mi lado homosexual no es que lo sacara mucho por muchas razones, sobretodo por mi imagen. Pero era solo una estrategia, con mi carita de preocupación para tocar en los sentimientos más humanitarios y sentimentales de la contraria.. Ya que ella tenía, a diferencia de mí.
avatar
Edith Deville
Profesora
Profesora

Femenino Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Gwendoline Bouvier el Jue Oct 02, 2014 6:12 pm

Aquel café había tenido el efecto que deseaba desde el principio, ya pude reaccionar apartándome un poco de ella, no diciendo nada brusco para no sonar como una maleducada, si por mí fuera me habría ido sin decir nada pero mi educación no me lo permitía y para colmo con aquello que dijo, otra vez mi educación y mi personalidad demasiado asertiva me coaccionaba a la hora de tener esta clase de conversaciones o conflictos, mordí mi lengua levemente con sus dos preguntas, ¿Tensa? DEMASIADO por tu culpa, tan cercana sin conocernos prácticamente de nada, solo de vista... Por Merlín, ¿Qué clase de compañera de trabajo tenía? Al respecto de lo que dijo sobre mi timidez, sí, lo era de por sí pero siempre trataba de disimularlo, y no, no era porque una mujer me tratase así... Vamos, eso podía asegurarlo desde ese mismo momento pero ¿Cómo decirle eso sin sonar brusca? Estúpida y cobarde, no podía definirme de otra forma diferente, dos palabras... No dejaba de auto-recriminarme aquello pero ya tendría mi oportunidad. Su siguiente frase sí me tocó algo la moral, siempre iba a estar marcada por ser una nacida de muggles y siempre me iban a discriminar por aquello, equiparable al racismo que podía recibir una persona en un país que no era el suyo, siendo extranjero y que se le recriminase todo por ser de un sitio diferente... Muchas veces aquello me hacía tener ganas de sentarme en mi cama, taparme con la sábana completamente y llorar, no obstante siempre me había mostrado como alguien fuerte por más que pareciese en ese momento la chica más débil, frágil y tímida del planeta. Siempre me había encargado de defender los derechos de los nacidos de muggles, como tal que yo era y ya era consciente de que me había ganado enemigos por ello, y también por haber demostrado que no hacía falta ser de una familia pura para llegar a un cargo de importancia en el mundo mágico al haber llegado a ser profesora en Hogwarts.

Abrí la boca, para contestar sin poder mediar palabra ya que realmente por sus frases no podía recriminarle nada salvo que estaba actuando con una promiscuidad considerable, disimulándolo con un suspiro volví a cerrar la boca, bebiendo de nuevo de mi café cuando de nuevo habló haciéndome atragantarme con el café girándome un poco para no toserle a la cara, ¿No se daba cuenta esta mujer de que cada vez que hacía o decía algo provocaba de una manera u otra? ¿Y si yo no fuese lesbiana? Sabiendo cómo nos rechazaba la sociedad a los homosexuales no lo iba a decir abiertamente, por el contrario Edith sí, ¿Qué la hacía ser tan despreocupada? Me daba curiosidad. -¿Qué?- Pregunté con cierta incredulidad, aunque no me sorprendía, ya le había visto las intenciones desde hacía un par de minutos. Dejé el café sobre la mesa, mirándome que no me hubiese manchado que por suerte nada de nada. Mi mirada se clavó sobre la suya, tratando de averiguar si realmente se sentía atraída hacia mí o era un simple juego, sus palabras habían definido completamente el cómo me sentía, y el por qué nadie sabía mi orientación sexual. -Sé mejor que nadie lo que es...- Dije para mí misma, aunque me callé de inmediato, un susurro, un tono muy bajito que rezaba porque ella no lo hubiese escuchado ya que si no no me podría librar de aquello.

De todas formas, ver cómo había cambiado su cara por completo, me hizo dejar de mirarla con lupa para analizar todo lo que hacía y abrazarla, actué como una tonta, lo sé, no pude evitarlo... Si no era verdad lo que decía ella hacía que sonase creíble y por un momento describió el cómo me sentía yo con mi homosexualidad, me había dejado llevar y odiaba eso, le había dado un abrazo que trataba de transmitir comprensión, más de la que ella pudiera imaginar, pero podría ser mal interpretado. -Tu "secreto" está a salvo conmigo...- Dije durante el abrazo, que seguía ahí, cerca de su oído, que cuando me di cuenta me separé inmediatamente sin que pareciese que me quitaba de forma brusca. -No diré que no me gustas. No te conozco, no puedo juzgar eso...- Dije contestándola, sin pensar en que acababa de delatarme como lesbiana al decir aquello, y obviando el hecho de que físicamente era espectacular, pero yo no me fijaba en aquello, para mí era primordial que me gustase la persona, y luego el cuerpo sería un añadido... -¿Sabes? Para estar en paz, te contaré un secreto mío y que no quiero que salga de aquí...- Dije extendiendo mi mano para estrecharla con ella. -Soy lesbiana también, sé que me he delatado hace unos segundos pero por si acaso.- Añadí frunciendo el ceño y acompañado de un suspiro. -Por favor, que esto no salga de aquí... No quiero que me traten como a un bicho raro por eso, ya bastante tengo con el estatus de nacida de muggle, que muchos me odian por eso.- Finalicé confiando en que no dijese nada y de nuevo con ganas de querer darme de cabezazos contra una pared, ¿POR QUÉ DIABLOS LE HAS DICHO ESO? IDIOTA, PIENSA LAS COSAS ANTES DE DECIRLAS, GWEN.


avatar
Gwendoline Bouvier
Profesora
Profesora

Edad : 30 años
Femenino Mensajes : 78

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Edith Deville el Mar Oct 07, 2014 3:29 pm

Oh, dulce manjar que la vida me ha ofrecido. Me lo merecía por todo el bien que estaba haciendo al mundo mágico. Esos sangres sucias no merecían vivir y yo era una encargada más en el mundo de encargarme de ellos, de que no existan, de acabar con toda esa basura. Como ella, Gwendeline. Parecía que había sido tocada por una gracia divina por tener esa facilidad de hacer que ella cayera sola en la trampa por su propio peso, como si nada. Me sentía cada vez más orgullosa de mí porque cada vez estaba más cerca de poder degustar aquel asqueroso cuerpo antes de destrozarlo en mil pedazos. Realmente no sabía por que parte de su cuerpo iba a empezar a cortar, si de arriba a bajo o al contrario. Realmente cualquiera de las dos formas iba a ser la correcta porque yo no hacía nada que no fuera correcto y lo que estaba haciendo ahora estaba bastante bien hecho.. Si pudiera lloraría de la emoción, pero no le iba a dar el lujo de verme llorar de alegría, no se merecía ni si quiera respirar mi mismo aire.

Acabé optando por tomar la postura dominante, porque era la que me correspondía. La luz se había encendido en señal de dar el siguiente paso. La acorralé en aquella mesa colocando las manos sobre cada lado de sus caderas inclinándome ligeramente hacia su rostro con la sonrisa tornándose a una sonrisa como si hubiera visto una luz que realmente me iluminaba de esperanzas tras una confesión que parecía irse al garete. No negó que no le gustara, porque no me conocía, pero tampoco negó que le podría gustar o algo por estilo. Mi sonrisa parecía mostrar el mejor de mis felicidades de una manera contenida.- Muchas gracias, compañera.- Agradecí seguidamente de un guiño de manera cómplice sin dejar demasiado espacio entre nosotras para así jugar con las cartas de la intimidación pero más al rollo sexual por la cercanía mientras que con una pierna abría ligeramente y con disimulo las piernas contrarias para colocarme entre ellas y permitirme una mayor cercanía.

Llevé con cuidado las manos más hacia delante para acercarme lo posible a su cuerpo y a su vez al rostro contrario con una sonrisa rozando casi por completo los labios contrarios.- El secreto se quedará entre nosotras... Lo prometo.- Si, claro. Como que yo era una santa como para guardar un secreto de una sangre sucia, lo que me faltaba ya. Los demás sabían que era lesbiana, solo que me había tomado la molestia que ella no lo supiera. A mi me daba igual tirarle al blanco o al negro y que los supieran los demás menos me importaba. Por eso no dude en subir una mano con delicadeza por el costado contrario acariciándolo mientras daba besitos suaves y delicados por el cuello contrario subiendo hasta los labios ajenos y besarlos pausadamente y con un poco de brusquedad de la mía.- No te vas a arrepentir de nada...- Susurré mientras la otra mano acariciaba el muslo ajeno mientras seguía besando los labios ajenos sin ni si quiera esperar permiso de ella. Los besé quisiera o no y acariciaba su cuerpo sin apenas permiso. Demasiado tiempo portándome bien.. Por eso el beso pasó a ser más apasionado y sin guardar mucha cortesía ni suavidad.
avatar
Edith Deville
Profesora
Profesora

Femenino Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Gwendoline Bouvier el Jue Oct 09, 2014 3:46 pm

Pero... ¿Qué diablos? ¿A qué venía aquello de poner sus manos sobre mis caderas? intenté zafarme tratando de moverme ligeramente pero se había colocado de tal forma que no me dejaba libertad de movimiento para salir de allí... La había cagado lo suficiente al decirle que yo era homosexual que ahora ella intentaría algo conmigo, ¿Cómo podía haber sido tan idiota? Con la mala espina que me daba aquella mujer. La miré paralizada por cómo estaba actuando con sus palabras, tan cerca de mí... Hice una mueca de una sonrisa con aquello de que mantendría el secreto, con cierto alivio aunque realmente no sabía si lo iba a hacer.

Traspasó aquella barrera personal que tenía, empezando a besar mi cuello, instintivamente cerré los ojos puesto que el cuello era mi punto débil, aunque no tardé en volver a mí misma diciéndome que aquello estaba mal, volví a tratar de zafarme, esta vez algo más fuerte que antes, seguramente ella ya lo había notado las dos veces, pero se las había arreglado para que yo no pudiera hacer nada ante aquello. -Para, por fa...- Un gruñido que intentó salir de mi boca cuando sus labios se juntaron con los míos impidiéndoselo, sin dejarme si quiera terminar aquella frase, tenía los ojos abiertos como platos por ver la pasividad con la que se había tomado mis palabras, cuando paró para volver a hablar tenía en mente reprocharle y decirle que no, pero tenía que retomar el aliento que había perdido intentando hablar antes, aquello me había dejado descolocada. ¿Que no me iba a arrepentir de nada? Ya lo estaba haciendo, de haber venido a la sala de profesores, de haber perdido de vista mis apuntes y de haberle confesado mi mayor secreto a esta arpía...

Volví a soltar un pequeño quejido cuando se volvió a juntar conmigo, ya no solo era un beso... Estaba acariciándome el muslo, muy cerca de una zona íntima por lo que me intenté zafar de nuevo, esta vez con mayor brusquedad, empujándola un poco con mis manos. -¿Se puede saber qué haces?- Pregunté enfadada reprochándole su manera de actuar, me había sincerado con ella y no para esto, por Merlín. Me aparté de la mesa rápidamente sin darle posibilidad a que volviese a acorralarme en ella, cruzándome de brazos. -¿Me devuelves mis apuntes, por favor?- Volví a preguntar sin seguir el tema que iba a traer una discusión que ninguna queríamos, o al menos yo pensaba aquello, quería mis apuntes, salir de ahí cuanto antes y largarme a mi despacho.


avatar
Gwendoline Bouvier
Profesora
Profesora

Edad : 30 años
Femenino Mensajes : 78

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Edith Deville el Mar Oct 14, 2014 2:21 pm

Oh, dulce ratita de mi corazón. ¿Por qué me lo tenía que poner difícil? ¿Por qué rechazaba aquellos besos que sabía que tanto le gustaba. Lo notaba, lo notaba en su corazón. ¿Por qué no negaba? Pobrecita, no quería aceptar que mi hermoso cuerpo con sus curvas era capaz de derrotar el suyo sin necesidad de magia. Aunque pensándolo de otro modo.. Puede que simplemente le gustase hacerse la dura o algo por el estilo. ¿Le gustaba el sexo duro? Seguramente que sí. Me encantaba, podría tenerla a mis servicios haciendo todo lo que yo quisiera, cada vez la idea era más tentadora, la de hacerla disfrutar mediante el dolor y la angustia. Un escalofrío incluso recorrió mi cuerpo al escuchar en mi mente sus futuros gritos de dolor salvajes.. Ese día si que iba a ser el mejor. Moriría, de las peores maneras, pero moriría.- ¿Te crees que he preguntado tu opinión?- Pregunté sugerente con mucha tranquilidad mientras la veía marcharse de mis manos e instintivamente atraje los papeles hacia mí haciéndolos bajo mi posesión.

Sentí como si me quitaran algo de mí al alejarse. ¿Se pensaba que la iba a dejar irse así como así? Tras haberme informado de ella, haberme pasado días tras ella en secreto.. ¡Me había molestado por una sucia rata! ¿Pero quién se creía?- Mira, pequeña. No tienes opción. No voy a dejar que tu timidez deje de lado la pasión que tengo por ti...- Prefería parecer una loca de amor que antes una asesina de sangre sucias, que más bien lo calificaría de una purificadora del mundo mágico. Deberían darme la gracia, a mí y a los demás que hacíamos los mismo. ¿Por qué no lo hacían? Tampoco les pedía que me besaran los pies pero un: "gracias" es agradable de oír.- Mira tienes dos opciones: o hacer las cosas difíciles y que nadie te crea de lo que dices, si me intentas acusar, o que te dejes llevar por el amor...- Le susurré de manera escalofriante mientras me acercaba tranquilamente a ella hasta que la alcancé volviéndola a acorralar en la pared.-Vaya, que pena. Solo tienes una opción.- Al menos iba a hacer que solo tuviera una opción y si no ya me encargaría yo de que cayese a mis pies de alguna manera.

Actué rápida y precisa, llevando mi mano a su muslo de abajo a arriba lentamente y saboreandolo mediante el tacto. Mi cuerpo no le permitía escapar de ningún modo y cualquier cosa que hiciera iba a ser en contra suyo porque iba a oponer resistencia fuerte y aquello era necesario. Coloqué mi rodilla entre sus piernas rozando aquella parte, pero hoy no iba a ir a más porque sería provocarme a mí misma con mi propia sensualidad para no querer hacer nada.- No sé si te han enseñado a obedecer... Pero si no lo haces haré todo lo que esté en mi mano para que lo hagas. ¿Te quedó claro?- Le dije informándole mientras besaba su cuello lentamente pegándome a su cuerpo. ¿Violación? No, sabía que ella quería, por lo que para mí era toda una pena. Pero divertida y juguetona, a mi manera, le mordí la clavícula sin molestarme mucho si le hacía daño.- Te daré los papeles con una condición.- Já, si se lo creía menuda tonta era. Tampoco le dí tiempo a responder porque antes de que soltase palabra me aseguré de besarla profundamente y de la misma manera bruta y lujuriosa que antes. Yo mandaba y ella obedecía. Así eran los roles.


avatar
Edith Deville
Profesora
Profesora

Femenino Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Gwendoline Bouvier el Sáb Oct 18, 2014 4:50 pm

Mi ceño estaba fruncido, dando a entender aquel mal estar que me había provocado aquella situación, estaba enfadada pero mi educación me impedía decirle cuatro cosas que debí de haber dicho... Incluso nada más entrar por la puerta. Resoplé al escuchar su "pregunta" cruzándome de brazos, ya tenía una mala espina desde que abrí la puerta hacía a penas unos minutos... ¿Por qué no me dejaba vivir mi vida tranquila y encargarme de mis clases? Que a fin y al cabo era lo que tenía que hacer como profesora y dejarme de esta clase de historias que no iban a ningún lado salvo al de los problemas, y la señorita Deville me daba muy mala impresión. Sus palabras no me eran indiferentes, ¿Timidez? Por Merlín que no era timidez, sino sentido común... Ganas de gritarle que estaba loca no me faltaban, estaba claro que ella era una lunática que se había encaprichado.

Clavé mi mirada sobre ella. -¿Me estás amenazando?- Contesté con un susurro a esas dos posibilidades que me daba mientras caminaba hacia atrás al mismo ritmo que ella iba avanzando. Esto pensaba comunicárselo al director, no habíamos hecho más que empezar el año y sufría acoso por parte de otra profesora. -Se lo diré a Dippet como no pares ahora mismo.- Añadí justo antes de que me volviese a acorralar, esta vez en la pared, donde lo tenía más complicado para zafarme que antes. Llevé mi mano a su muñeca agarrándola para apartarla de donde la había colocado. -No me toques.- Dije con un tono bastante molesta por su actitud, parecía una adolescente con las hormonas revolucionadas y sabía perfectamente que ella tenía mi edad, obviamente...

Odiaba que las personas me ignorasen así como así, y lo de la señorita Deville ya era el colmo, no solo me ignoraba sino que hacía lo que quería... Cada vez más cerca, otra vez besándome, esta vez cerré los ojos, solté su mano y la empujé no demasiado fuerte, lo suficiente como para apartarla un poco de mí. -Aléjate de mí...- Sentencié terminando casi con lo que podría ser un gruñido como si de una fiera me tratase.  -Quédatelos, prefiero perderlos y hacerlos otra vez a tener que estar aquí contigo.- Suspiré dándole la espalda y caminando hacia la puerta a la vez que me arreglaba el pelo.


avatar
Gwendoline Bouvier
Profesora
Profesora

Edad : 30 años
Femenino Mensajes : 78

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Edith Deville el Jue Oct 23, 2014 2:27 pm

De mis labios no salían otra cosa más que sonrisas y pequeñas risas de lo orgullosa que estaba. Porque la chica parecía ser más peleona de lo que todos nosotros nos hubiéramos esperado que fuera, pero que pena que había topado con la persona menos indicada, la menos adecuada para que dijera nada. Que no lo dijese nada era lo primordial de este caso, pero claro estaba que una vez con las cartas sobre la mesa no le que daba nada más que acatarlo y punto, porque así eran MIS normas, y estábamos jugando las mías. Por mi como si quería ir al ministro de magia, no la iban a creer.- Querida, ¿crees que te van a creer cuando les diga que mis ojos solo tienen visión para ti? ¿Que soy lesbiana? ¿Qué le vas a decir? ¿Eh? Pobre ingenua.- Le decía con un tomo de tristeza mientras le acariciaba el rostro.- Creo que aún no te has dado cuenta que el mundo te desprecia por ser muggle, no como yo...- Seguí diciéndole como si realmente me pusiera triste que el hecho de su impureza notable fuera para mí algo a lo que protegía, que era todo lo contrario.

La odiaba y me daba asco su sangre, y así iba a seguir siendo siempre. Me daba asco porque no había cosa que más me molestase que el hecho de proceder de tal mundo tan ignorante y que había quemado con anterioridad a todas las mujeres de mi familia por brujas. Pobres muggles, estúpidos e ignorantes... Temían la superioridad de las personas que eramos tan poderosas y puras en cuanto a la magia, capaces de hacerles cerrar la boca sin pedir respuesta de ellos, ojalá existiera la existencia para ellos también. Todos aquellos no pertenecientes a la magia debían morir bajo todo concepto existente. Nosotros, los limpios, eramos el futuro del mundo, el que haríamos que todo saliese hacia delante, pero los demás no lograban a ver nuestro pensamientos, no eran capaces de percibir nuestro prefeccionismo y nuestro absoluta e intachable iluminosidad que suponíamos para el mundo mágico. Algo que nadie agradecía y que yo empezaba a cansarme bastante, ahora que me detenía a pensarlo.

Nada que hubiera a mi alrededor, ningún factor, iba a pararme, menos ahora.- Además, yo no te amenazo ni nada, querida mía.. Tan solo te aviso de los hechos. Este juego es mío, yo mando y yo pongo las normas. Tú, no tienes opinión.- Recalqué bastante bien el "tú" y le miré con una mirada que lo decía todo, muy lasciva, pues era lo que quería de ella antes de hacer cualquier clase de muerte hacia ella.- Comprende que nadie te protegerá como yo, nadie dará la cara por ti como yo... - Me daba igual sus empujones, mi deseo era mucho mayor que cualquier cosa, no sería la primera vez que una victima se me resistía.. Pero esta no iba a ser la primera que se me escapara si yo no quería. La empujé yo ahora hacia la pared sin ser nada cortés y me pegué a ellos besando su cuello para intentar relajarla.- Hazme caso, querida... No lo hagas más difícil.


avatar
Edith Deville
Profesora
Profesora

Femenino Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Gwendoline Bouvier el Sáb Oct 25, 2014 9:29 am

Sabía que tenía razón, de lo poco que había escuchado o leído de Edith estaba eso... Nadie pensaría aquello, incluso tenía mis dudas yo misma de sus palabras, que solo se hubiese encaprichado de mí y que por ello iba a estar así, contaba con la esperanza de que el director Dippet no me ignorase y me creyese en esto, porque iba a denunciarla me creyesen o no, me estaba incomodando y el que no me dejase ni moverme me ponía completamente de los nervios, quería pegarle, morderle e incluso maldecirla, pero claro... Era una profesora y debía dejar que aquello no pasase, puesto que debía dar ejemplo aun cuando no había ni alumnos ni compañeros profesores presentes más que la tipa que quería hacer aquellas cosas conmigo.

Volví a empujarla, con más fuerza preguntándome si le había hecho daño ya que antes parecía que no le importaba que le hubiese empujado. -Estás loca, déjame en paz.- Dije enfadada y con un tono muy serio, a ver si se creía ya que no estaría jugando con ella o algo, no me hacía la difícil como podría pensarse, simplemente, NO QUERÍA, no la conocía de nada casi y por más que las lesbianas tuviésemos cierta fama gracias a algunas que no se callaban y preferían ser unas promiscuas, yo no era de esas. No iba a hacerlo, y esperaba que lo entendiese y me dejase en paz. -Será mejor que me vaya. Quédate con mis notas si es lo que quieres.- Añadí con otro tono de desprecio más que notable, enfadada mientras la señalaba apuntándola con el dedo como si así evitase que se volviese a abalanzar sobre mí. -Adiós.- Finalicé, girándome de nuevo y volviendo a andar hacia la puerta. No me iba a dejar intimidar por alguien como ella, nunca.

Mientras caminaba miré de reojo hacia atrás, tratando de petrificarla con la mirada como si yo fuese medusa para que no se moviese, ni caminase viniendo hacia mí, ni nada de aquello... Antes me había pillado por sorpresa, no lo iba a permitir más veces. Tenía en mente el quizás ir a cenar con los demás profesores para olvidarme de estos incidentes durante un rato, era desagradable encontrarme con alguien así la verdad y no era la primera vez que lo hacía, como sabía todo el mundo, gente así hay en todas partes, por desgracia Hogwarts no era una excepción.


avatar
Gwendoline Bouvier
Profesora
Profesora

Edad : 30 años
Femenino Mensajes : 78

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Edith Deville el Vie Oct 31, 2014 8:39 am

Pobre criatura indefensa. Tenía que recurrir a su inexistente valor para hacerme frente. ¿No era capaz de enfrentar mi "amor"? Puag, vaya asco. Malgastar hoy mi apreciado tiempo por una sangre sucia que encima se atrevía a retarme. ¿De qué iba? ¿Tan rápido quería morir? No me había dado tiempo a tentarla. Allá ella y su estúpida forma de pensar. ¿De qué iba? Esto no se iba a quedar así, yo no me iba a quedar satisfecha con esta mierda. Me había empujado y había salido pitando hacia la puerta con toda la intención de marcharse, pero en vez de simplemente hacerlo habló, perdió valioso tiempo como para darme tiempo a volver a acorralarla, pero no lo iba a hacer, no hoy. Ya me tomaría la calma y tranquilidad para volver a hacerlo más adelante. Quién sabe.. ¿En su despacho? Que se lo dijera al director me traía bastante floja. Tenía mi nombre forjado, una reputación y muchas cosas que quizá eso ella no lo sabía porque su pequeña y asquerosamente no llegaba a saber. ¿Cómo iba yo a hacer estas cosas? Por favor.

Adelante, márchate. Coge los apuntes si así lo deseas. Yo no quiero tus estúpidos apuntes, ¿no te das cuenta? Cómo ibas a darte cuenta.- Estaba molesta porque esto no dejaba de ser un desafío para mí que ella misma se había hecho la trampa. Podríamos haber acabado hoy y de manera considerada sin que nadie resultara molesto, pero no.. Tenía que tocar las narices porque si no no estaba a gusto.-Estás tardando en largarte a "protegerte" entre gente que lo más seguro es que te tengan asco por tu sangre, por tu estupidez y quizá por más cosas.- Sonreí bastante satisfecha de lo que pensaba, porque realmente pensaba eso.- Luego, algún día, vendrás a mí y te arrodillaras para darme lo mejor de ti. Lo sabes.- Todo su amor con su lengua o a saber como. Yo le guiñé traviesa y entonces me acerqué a la puerta para abrirla y hacerle el gesto de que podía salir, o debería salir.

Tras hacer ese gesto simplemente me limité a volver al sillón en el que había estado anteriormente. Me senté y opté la misma posición del principio con una sonrisa eterna que estaría. Aquella música para mis oídos, sus gritos, sus enfados.. Eran solo placer para mí. Pequeña ingenua ella simplemente por pensar que se iba a librar de mí tan fácilmente. ¿Pero quién se creía para rechazarme? Yo no era un hueso duro de roer y menos de dejarme de lado. Si tenía que utilizar mis peores armas, lo haría y no temería las consecuencias. El próximo encuentro ya estaba planeado, tenía que ser igual o más perfecto que este, pues su final no es que fuera el que quisiera pero no estuvo nada mal. ¿Cuánto tardaría ella en darse cuenta que me necesitaba en su vida? Era toda una cabezota, no aceptaba la realidad.


avatar
Edith Deville
Profesora
Profesora

Femenino Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una visita planeada {Gwen}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.